El valor del voluntariado

club d evela platja llargaCada verano en el club de vela de la playa Larga se ve como colaboran voluntarios. En realidad no sólo en verano, también cada vez que se organiza algún evento y hace falta ayuda. La tarea del voluntariado és cambiante, desde ayudar en cuestiones puramente logísticas hasta apoyar a los monitores de vela o del casal. Sin ellos, todo sería más difícil y menos enriquecedor. A nosotros como club nos aportan muchas cosas pero, y a ellos?

jornada puertas abiertas

Normalmente los voluntarios son gente joven, la mayoría aún en el instituto, que forman parte del equipo de regatas o que tienen alguna vinculación con el club. De alguna manera, todos los monitores han sido o son voluntarios en numerosas ocasiones. Para los adolescentes, ser voluntarios les ayuda a sentirse útiles en una sociedad que desprecia esta etapa de la vida, como si la adolescencia fuera algo malo que hubiera que pasar y nada más. Es cierto que es un periodo de cambios, de adaptación, donde hay que aprender a dejar de recibir constantemente y pasar a compartir, a dar. Sin embargo, últimamente muchos jóvenes están sobreprotegidos, la etapa formativa se alarga y la inserción en el mundo laboral cada vez es más tardía. Independientemente de los aspectos positivos que ello conlleva, es cierto que trabajar nos ayuda también a realizarse como personas y nos aporta valores como el compromiso, la puntualidad y sobre todo la responsabilidad. El voluntariado conlleva todo esto y mucho más, porque tiene un componente altruista que dignifica aún más nuestra tarea. Y es que en una sociedad mercantilista donde prima el beneficio y el pragmatismo, hacer algo por los demás sin una retribución económica es casi una hazaña.

club de vela platja llargaAdemás, en la playa Larga el voluntariado tiene otros valores añadidos. En primer lugar, los jóvenes están al aire libre, disfrutando del mar, de la naturaleza y haciendo deporte. Esto quiere decir que por un momento dejan de lado los móviles, las redes sociales y las consolas. En segundo lugar, trabajar con niños cuando somos muy jóvenes, nos hace sacar nuestro lado más adulto, pero también nos permite disfrutar del niño que tenemos dentro. También nos enriquece por ejemplo el caso contrario, ayudar en un curso a una persona mayor que nosotros y poder enseñarle algo que desconoce. Finalmente, colaborar con otros jóvenes con una formación y unas inquietudes similares puede servir a los voluntarios para encontrar unos modelos o referentes más allá de los docentes y los padres y, sobre todo, para pasarlo bien y ensanchar los vínculos.

paellaEn definitiva, ser voluntario significa adoptar un compromiso, «es una manera de sentirse vivo y de implicarse en la historia de los demás». A todos estos voluntarios y voluntarias que han pasado por el club y continuar haciéndolo, gracias por formar parte de nuestra historia.